Hay que enamorarse del estudio...

Boletín No. 1 Abril de 2015

“El estudio no es para nosotros solamente algo bueno, útil y provechoso, es algo necesario imprescindible... Hay que enamorarse del estudio... empeñémonos en incorporarlo en nuestras vidas, haciendo que sea una verdadera necesidad”
San Pedro Poveda.

 

El Proyecto que convocó a la Comunidad Segoviana en el 2015: “Estudio: Búsquedas y respuestas a los desafíos de nuestros tiempos“, nos llevó a  entender integralmente el sentido y la relación que el ser humano debe tener en las búsquedas y respuestas que tenemos como desafío en nuestros tiempos, como dice San Pedro Poveda debemos tener una actitud, practica frente al estudio a ser desarrollado a lo largo de toda la vida. En la cual nos invitó a tener una actitud dialogante, crítica y propositiva en nuestra sociedad y para nuestra vida cotidiana. Este cambio convertirlo en una opción ligada con la construcción de la autonomía en el pensamiento ético, para así producir construcciones colectivas que sean fruto de la cooperación de todos y todas no solo en lo local, lo nacional, lo regional y lo internacional, asumiendo que el conocimiento científico también está impregnado de nuestras creencias e intenciones, esto nos lleva a identificar que  el trabajo en equipo de los/las educadores-as y la deliberación permanente de los/las estudiantes  nos  permitirá hacer una construcción  de la realidad. Acercándonos a las alternativas adecuadas y justas.

Por esto el Estudio nos permite dar una respuesta ética a las diferentes situaciones de nuestro tiempo y a trabajar por el bien estar de todos y todas. Es así como la educación favorece la construcción de sujetos sociales colectivos capaces de reconocer su realidad y la de los demás como experiencias de aprendizaje y  comprometernos con la  trasformación social de la realidad en colaboración con los otros-as.

Esta pedagogía transformadora asume que el aprendizaje es un proceso contextualizado. Partiendo de la convicción de que todos-as  aprendemos mejor lo que tiene sentido y  esto permite la construcción  de identidades personales y sociales capaces de ser sujetos de su propia vida autónomos y solidarios y actores sociales que se comprometen con la transformación social de la realidad y la construcción de una nueva ciudadanía. 

El llamado a las familias de los segovianos y segovianas es podernos preguntar por las cuestiones éticas que acompañan el desarrollo intelectual y espiritual del hoy  y ser sensibles y analizar  las realidades.  Para que esto contribuya a tener un sentido de solidaridad, justicia e inclusión que nos lleve a reconocer la dignidad del ser  humano y sus derechos. Ya sea en lo local o en lo global. Y de esta forma colocarnos humildes y valientes en una actitud de búsqueda continua a través del estudio, y de esta manera  abrir espacios para aprender juntos, para buscar y crear con otro-as respuestas que nos permitan renovar nuestra realidad. En una actitud abierta para descubrir la sabiduría profunda, que tiene el escuchar  y saber aprender de todos-as. De esta manera contribuiremos como seres humanos para hacer un servicio digno a los demás.